MATEMATES

11/10/2012

APROBADO MÁS DOS: La imaginación de Gianni Rodari nos descubre las operaciones elementales

Filed under: Para leer... — joaquinriveromatematicas @ 11:57
Tags: , ,

Para hoy, un cuento de Gianni Rodari que hará las delicias, no sólo de los más pequeños, sino también, por su frescura y originalidad, de los más mayores. Un número deseado por todos es perseguido por una resta y una división, hasta que la multiplicación acude a su rescate.

Aprobado más dos

– Socorro, socorro – grita huyendo un pobre Diez.
– ¿Qué hay? ¿Qué te pasa?
– Pero, ¿es que no lo veis? Me persigue una Resta. Si me alcanza estoy perdido.
– Anda, perdido…
Dicho y hecho: la Resta ha atrapado al Diez y le salta encima repartiendo estocadas con su afiladísima espada. El pobre Diez pierde un dedo, y luego otro. Afortunadamente para él pasa un coche extranjero así de largo; la Resta se vuelve un momento para ver si conviene acortarlo y el buen Diez puede tomas las de Villadiego, desapareciendo por un portal. Pero ahora ya no es un Diez: sólo es un Ocho, y además le sangra la nariz.
– Pobrecito, ¿qué te han hecho? Te has peleado con tus compañeros, ¿verdad?
“Mi madre, ¡sálvese quien pueda!”, se dice el Ocho.
La vocecilla es dulce y compasiva, pero se trata de la División en persona. El desafortunado Ocho balbucea “buenas tardes” con voz débil e intenta volver a la calle, pero la división es más ágil y de un solo tijeretazo, ¡zas!, lo corta en dos trozos: Cuatro y Cuatro. Uno se lo mete en el bolsillo, pero el otro aprovecha la ocasión para escapar, regresa corriendo a la calle y sube a un tranvía.
– Hace un momento eras un Diez – llora -, y ahora, miradme. ¡Un Cuatro!
Los estudiantes se alejan precipitadamente; no quieren saber nada con él. El conductor murmura:
– Ciertas personas deberían tener por lo menos el buen sentido de ir a pie.
– ¡Pero no es culpa mía! – grita entre sollozos el ex Diez.
– Sí, claro, la culpa es del gato. Todos dicen lo mismo.
El cuatro baja en la primera parada, colorado como un sillón colorado.
¡Ay! Ha hecho otra de las suyas: ha pisado a alguien.
– ¡Disculpe, disculpe, señora!
Pero la señora no se ha enfadado; es más, sonríe. Vaya, vaya, ¡si es ni más ni menos que la Multiplicación! Tiene un corazón así de grande y no soporta ver infelices a los demás: se sienta y multiplica al Cuatro por tres y he aquí un magnífico Doce, listo para contar una docena de huevos completa.
– ¡Viva – grita el Doce -, estoy aprobado! Aprobado más dos.
Anuncios

Dejar un comentario »

Aún no hay comentarios.

RSS feed for comments on this post. TrackBack URI

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

Crea un blog o un sitio web gratuitos con WordPress.com.

A %d blogueros les gusta esto: